Conéctate Con Dios

Salmo 35:5: La Luz Divina ilumina mi camino


¡Dios está contigo en cada batalla! Salmo 35:5

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, hoy quiero compartir con ustedes una promesa poderosa y alentadora que se encuentra en el Salmo 35:5. Esta palabra de Dios nos recuerda que Él está siempre a nuestro lado, dispuesto a luchar por nosotros y protegernos de cualquier adversidad que enfrentemos en nuestra vida.

En este mundo lleno de dificultades y pruebas, es reconfortante saber que no estamos solos. Cuando enfrentamos situaciones desafiantes, cuando nos encontramos en medio de conflictos o cuando somos objeto de injusticias, Dios está allí con nosotros. Él es nuestro defensor y protector fiel, listo para pelear nuestras batallas.

En el Salmo 35:5, el salmista clama a Dios diciendo: «¡Sean ellos como el tamo delante del viento, y el ángel de Jehová los acose!» (Salmo 35:5, Reina Valera). Esta oración nos muestra la confianza del salmista en el poder de Dios para derrotar a sus enemigos y hacer justicia en su vida. El salmista entiende que Dios es capaz de dispersar a sus adversarios como el viento dispersa el tamo, y que ningún mal les tocará porque el ángel de Jehová los acosa.

Hermanos y hermanas, esta promesa no es solo para el salmista de antaño, sino que también es para nosotros hoy. No importa cuál sea el enemigo que enfrentemos, ya sea físico, emocional o espiritual, Dios está con nosotros y nos defenderá. Él es nuestro guerrero poderoso, el ángel de Jehová que pelea nuestras batallas y nos protege de todo mal.

Incluso en los momentos más oscuros y desesperados de nuestra vida, podemos confiar en el poder de Dios. Cuando nos sentimos abatidos por las circunstancias, cuando nos vemos rodeados de problemas aparentemente insuperables, debemos recordar que Dios es nuestro refugio y fortaleza. Él nos sostendrá y nos dará la victoria.

Queridos hermanos y hermanas, no importa cuán grande sea la tormenta que enfrentemos, no importa cuán feroz sea el enemigo que nos aceche, debemos aferrarnos a la promesa de Dios en el Salmo 35:5. Él nos protegerá y nos liberará de nuestros adversarios. Su amor y poder son inquebrantables.

En momentos de debilidad, podemos clamar a Dios con confianza, sabiendo que Él escucha nuestras oraciones y responderá en su tiempo perfecto. Como dice el salmista en el Salmo 35:5, «¡Sean ellos como el tamo delante del viento, y el ángel de Jehová los acose!».

En conclusión, hermanos y hermanas, recordemos siempre que Dios está con nosotros en todas las circunstancias de nuestra vida. No importa cuán desafiante sea la situación, Él es nuestro defensor y protector fiel. Aferrémonos a la promesa de Dios en el Salmo 35:5 y confiemos en su amor y poder para vencer cualquier obstáculo que se presente en nuestro camino.

Que esta palabra de Dios nos fortalezca y nos llene de esperanza. Que recordemos siempre que somos más que vencedores a través de Cristo, quien nos amó y se entregó por nosotros. Oremos juntos, confiando en la promesa de Dios en el Salmo 35:5: «¡Sean ellos como el tamo delante del viento, y el ángel de Jehová los acose!».

Amén.

Salmo 35:5: «¡Sean ellos como el tamo delante del viento, y el ángel de Jehová los acose!»